miércoles, 7 de abril de 2010

Señor Dios Soy Anna - Fynn


En pocas ocasiones he tenido la desidia en tomar un libro y empezar a leerlo. Desde que era pequeña veía un libro grande y azul en el librero del estudio en mi casa con el título "Señor Dios Soy Anna" y no me llamaba la atención ya que pensaba tendría algo que ver con religión, alguna Santa o algo similar. El hecho de estudiar en un colegio de monjas me tenía bastante ocupada con el asunto así que decidí dejarlo por la paz y de esa forma se escapó de mi mente hasta que un día vi a mi hermana leyéndolo. Me dijo que estaba muy bonito que lo leyera y mi mamá se sumó al consejo. Me dio curiosidad y me asomé al resumen en la pasta del libro, interesante pero no terminaba de convencerme. Además, no recuerdo si lo leí o alguien me comentó que Anna muere (no estoy contando mucho, eso viene dentro de las primeras 20 líneas) y sólo por ese aspecto y que tengo corazón de pollo y soy chillona en demasía me dije a mí misma que ni se me ocurriera abrirlo. Tiempo después como a los 18 ó 19 años no tenía nada nuevo para leer así que me armé de valor y Anna se convirtió en el nuevo personaje ocupando mi mente y mi imaginación. Para ser sincera, no podía soltar el libro, me podía ver reflejada en Anna, en Fynn, en la mamá. Sí, si toma en algunas partes al Señor Dios, pero no como nos lo han presentado tanto tiempo, sino desde el punto de vista de Anna, una niña de 5 años. Una niña que desde que Fynn inicia a describirla se te prende del corazón y no te suelta. Ríes, lloras, te enojas y creas un sin fin de sentimientos en torno y junto a Anna. 
La novela inicia con Fynn, hablando de lo que era Anna en general y comenta el como conoció a Anna, vio a una niña en la calle y se sentó junto a ella, al no tener a donde llevarla por que ella no quería regresar a su casa, se van juntos a casa de él y ahí la mamá de Fynn propone lavar a la niña porque estaba llena de pintura, gaseosa y pedacitos de salchicha. Lo que ven los hace enojar y en la cocina de la casa crece el odio contra alguien. Anna duró 3 años aproximados con Fynn y puedieron crecer y aprender juntos pero él aprendía más de ella. 
"Es fácil darse cuenta de la diferencia entre un ángel y una persona. La mayor parte de un ángel está por dentro y la mayor parte de una persona está por fuera" 
Anna, "a los 5 años, tenía un conocimiento perfecto de la razón de existir, sabía el significado del amor y era amiga personal y ayudante del Señor Dios". 
"Para Anna, las palabras se convertían en cosas con vida propia" 
Acabo de borrar el inicio del poema que escribió Anna, no por que no quiera compartirlo, sólo que no quiero crear el mismo efecto que yo tuve cuando me contaron el inicio del libro. 
Espero puedan conseguir el libro si no lo encuentran y de verdad lo quieren leer. Mándenme un correo y se les envío el documento con todo gusto, verán que no se van a arrepentir. Y si ya lo leíste deja tu comentario en torno al mismo!
Un beso a todos. Nos leemos pronto! Pueden encontrar el correo en mi perfil. 


lunes, 5 de abril de 2010

Angeles Mastretta


Escritora poblana nacida en 1949, inició en el ámbito de la escritura como periodista en diferentes publicaciones. Estudió periodismo en la UNAM en la facultad de Ciencias Políticas de aquí paso a diferentes periódicos entre ellos el periódico vespertino "Ovaciones" donde tenía la libertad de escribir un poco de todo: "política, mujeres, niños, de lo que veía, de lo que sentía, de literatura, de cultura, de guerra" 
En 1974 recibió una beca del Centro Mexicano de Escritores en donde participó junto a grandes escritores como Juan Rulfo, Salvador Elizondo y Francisco Monterde. De ahí se desprendió un libro de poemas con el título de "La pájara pinta". 
Directora del centro de Difusión Cultural de la ENEP-acatlán, así como del Museo del Chopo en los años 1975 a 1977 y de 1978 a 1982 respectivamente. 
Su esposo es el también escritor Héctor Aguilar Camín, el cual fue director del Consejo Editorial de la revista NEXOS, y Angeles es miembro del mismo y colabora con la columna"Puerto Libre".
Las novelas de Mastretta se caracterizan por tener un toque feminista, el cual crea polémica por el contexto y el tiempo en el que son escritas. Ella presenta a la mujer dentro de su narrativa como un ser fuerte, capaz de muchas cosas, sin limitantes, con ímpetu y atrevida. 
Las obras de Ángeles Mastretta son: 
  • La pájara pinta. (1975)
  • Arráncame la Vida (1985)
  • Mujeres de Ojos Grandes (1990)
  • Puerto Libre (1993)
  • Mal de amores (1996)
  • El Mundo Iluminado (1998)
  • Ninguna Eternidad como la mía (1999)
  • El cielo de los leones (2003)
  • Maridos (2007)
100% recomendable, tanto para el género masculino como para el femenino. Cuando digo que sus textos tienen un punto de vista feminista no necesariamente me refiero a que denigran al hombre, más bien, la mujer tiene un control sobre su fuerza, decisiones y destino; cosa que antes no era tan común y que ahora va mejorando. Antes de finalizar, les paso la nota de que la obra "Arráncame la vida" fue presentada en la pantalla grande siendo la película más cara del cine mexicano con un costo de 6.5 millones de dólares y se convirtió en la séptima película mexicana más taquillera. Aún teniendo el film, mi consejo es que se vayan directo por el libro.